31 Ago 2018

“Queremos que los jóvenes de estratos 1 y 2 lleguen a Harvard”: director de Colciencias

Este es uno de principales desafíos de Diego Hernández, nuevo director de la entidad. Buscará duplicar el presupuesto para ciencia y tecnología y conectar a los empresarios con la academia.

Diego Fernando Hernández Losada nació en Palmira (Valle del Cauca), hace 57 años. Estudió ingeniería industrial en la Universidad Nacional, tiene un doctorado en ciencias económicas y tres maestrías en gestión y finanzas. Trabajó durante una década en la industria textil y en el sector financiero. Fue decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional y vicerrector de la sede de Bogotá. Su trayectoria de 20 años como profesor universitario lo ha obligado a enfrentar en carne propia los problemas que desincentivan la investigación: muchas responsabilidades y poco tiempo, inestabilidad institucional, desconexión entre la academia y la industria y, sobre todo, falta de presupuesto.

Ahora, Hernández Losada está del otro lado. La semana pasada, el presidente Iván Duque lo nombró como nuevo director del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias). Uno de sus principales desafíos al frente de la entidad es duplicar el presupuesto que el país destina para incentivar la ciencia. Su sueño es garantizar las condiciones para que los jóvenes de estrato 1 y 2 de las regiones colombianas puedan estudiar en Harvard.

El presidente Duque ha dicho que uno de sus objetivos es aumentar el presupuesto para la ciencia hasta 1,5% puntos del PIB. ¿Cómo lograrlo?

Hay tres fuentes de financiación específicas. Primero, esperamos que el presupuesto general de la nación para ciencia se duplique. Por lo menos que se rompa la tendencia a la baja, como ha venido pasando en los últimos años, y empiece a crecer. La segunda son las regalías. Esperamos conseguir $1,8 billones en el próximo bienio para incentivar nuestro sector. El tercer componente es la industria. Hay que hacer un trabajo muy fuerte para que las empresas se den cuenta de que invertir en ciencia, tecnología e innovación es rentable.

Muchos países desarrollados han logrado fortalecer el vínculo entre la academia y la industria, y así han conseguido recursos para la investigación. ¿Cómo se puede replicar esto en Colombia?

Si hacemos una buena pedagogía con las empresas y los entes territoriales, mostrándoles casos exitosos de sinergia y trabajo en equipo, como los del programa Colombia Científica, los podemos convencer y enamorar. El salto que van a dar las regiones si eso se logra será grandísimo. Ahí tenemos que poner los esfuerzos porque es donde está la plata. Es un reto difícil, pero cuando las empresas descubran los beneficios de promover la investigación se van a ubicar al lado de las universidades. El sueño es ver parques científicos al lado de las instituciones de educación, trabajando de la mano.

¿Qué otros sueños quisiera cumplir durante su gestión?

La ciencia, la tecnología y la innovación no se hacen de un día para otro, hay que fomentarlas desde que los niños están en el colegio. Nuestro deber es inspirar la creatividad y el talento de los más pequeños, enamorándolos de la ciencia a través del programa Ondas. El otro desafío que tengo es lograr que las poblaciones de los estratos sociales 1, 2 y 3, incluyendo las regiones apartadas del país, lleguen, por ejemplo, a estudiar en Harvard.

¿En qué va la propuesta de crear un ministerio de ciencia y tecnología?

Siguiente pregunta.

¿Por qué?

Es un proyecto del senador Iván Agudelo. Su aprobación la tendrán que decidir los congresistas, pero por supuesto debe tener el aval del Gobierno. Nosotros no tenemos esa capacidad de legislación.

Mi pregunta era si a usted le parece que es una iniciativa interesante o si, por el contrario, cree que la atención y los recursos del sector se deberían concentrar en Colciencias.

Yo creo que al país hay que ponerlo a pensar en los grandes retos que debe asumir: sacar adelante una muy buena inversión de las regalías o gestionar mayores recursos para la ciencia; en eso debemos concentrarnos. La pregunta es cómo invertimos muy bien esos $1,8 billones, cómo convencemos a los industriales de fomentar la investigación. Eso es suficientemente importante como para distraernos en otras cosas.

¿Están definidos los campos o las líneas específicas de investigación en las que se debería concentrar Colciencias para promover el desarrollo del país? ¿Cuáles son?

En eso ya hay avances significativos. Colombia Científica estableció, en conjunto con nuestro apoyo y el de las comunidades académicas, cinco temas estratégicos en los que debíamos concentrarnos: alimentos, salud, energía, bioeconomía y sociedad. La idea es seguir fortaleciendo esas áreas que ya están identificadas y en las que tenemos capacidad potencial y gente preparada.

Otra idea que se ha escuchado mucho es revivir la comisión de sabios de los años 90. ¿Está entre sus planes?

Uno de los compromisos del presidente es revivir esa misión de ciencia, educación y desarrollo, que hace 25 años fue liderada por diez personas de una gran importancia intelectual. En este momento hay nueve de ellos vivos y el Gobierno quiere hacerles un reconocimiento, un homenaje. Pero al mismo tiempo quiere dinamizar la comisión con las nuevas realidades del país y del mundo. Es un proyecto que será liderado por la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez.

Actualmente, el 70 % del presupuesto de la entidad se invierte en financiar doctorados. ¿Hay otras prioridades para los próximos años?

Tenemos tres áreas de trabajo: capacitación y talento humano, en la que está la financiación de los doctorados; tecnología e información, y mentalidad y cultura. La idea es ir al Congreso para conseguir dinero para que las tres tengan el mismo desarrollo.

Fuente: https://www.elespectador.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *